El gobierno británico tiene una nueva idea para fomentar el espíritu emprendedor entre los adolescentes: campamentos de verano. La iniciativa, claro está tiene truco: en vez de dar caminatas por el bosque o tocar la guitarra al calor de una hoguera, los participantes acudirán a clases de liderazgo, innovación, coordinación de equipos o resolución de conflictos. Así el gobierno quiere convencer a los jóvenesde que lanzar su propio negocio puede resultar una alternativa tan apetecible como ser futbolista o estrella del rock.
Las 11 primeras escuelas abrirán sus puertas este verano a unos 600 emprendedores en potencia.

Fuente: El Economista